Enviar

Rescatar la memoria de la ciudad atraería nuevos habitantes

 


Los edificios son organismos vivientes cuya vida depende del uso que se les dé e incluso su exposición al público lo cual los salva de morir en el olvido. Algunos centenarios de estos han sobrevivido al desarrollo acelerado de la capital, pero se han perdido en la memoria colectiva.

Por eso los proyectos de regeneración urbana buscan recuperar aquellas joyas arquitectónicas con que cuenta San José, con el fin de hacerlas parte de la vida moderna contribuyendo con el rescate de la identidad capitalina, que la convierte en una ciudad donde la gente quiera volver a vivir.

“Existen esfuerzos aislados pero se necesita un plan concertado que permita reglamentar y formalizar, en el marco de una política consolidada por la Municipalidad. Se debería empezar por el transporte público, cuando hay más peatones estos pueden observar mejor la ciudad y así la reincorporación de estos edificios valdrá la pena”, comentó Andrés Fernández, arquitecto, historiador, y cronista de la ciudad de San José.

La reciente reapertura del Edificio Macaya, conocido como “La Casona” como nueva tienda en la que se mezcla la arquitectura de antaño con las nuevas tendencias en diseño es uno de los esfuerzos más prominentes. Este destaca por ser una iniciativa comercial, en este caso a cargo de las tiendas Altea y Euromobilia.

“Creemos en la belleza de San José y su increíble valor para el país. Este edificio es un icono arquitectónico y nuestra visión va enfocada en apoyar el diseño, la arquitectura y el arte costarricense, agregó Sidney Rosenstock, vicepresidente del Grupo.

Otros esfuerzos destacables según Fernández son los que han realizado algunos restaurantes, cafés o iniciativas artísticas por integrar antiguas construcciones a la sociedad.

Tal es el caso del restaurante Amón Solar ubicado en una antigua residencia de Barrio Amón, así como Café Rojo y Librería Duluoz, que se encuentran en la otrora Casa Pagés, construida por el comerciante español Elías Pagés, dueño del almacén La Alhambra, en un terreno ubicado en avenida siete entre calles tres y cinco que adquirió en 1912.

“No solo se trata de restaurar las fachadas de los edificios, esto es otra forma de matarlos. Para devolverle la vida a una construcción y refrescar la memoria colectiva es necesario que estos estén ocupados, que la gente pueda ingresar y que sean parte activa de la ciudad”, resaltó Fernández.

Edificios que deberían ser restaurados

-Antiguo edificio de la tienda Siglo Nuevo; ubicado frente a “La Casona”.
-Edificio Maroy, antiguamente una tienda y posteriormente una venta de artesanía, ubicado 50 metros al norte del Teatro Variedades.
-Edificio Koberg: antiguo distribuidor eléctrico, ubicado en calle central, entre avenida central y primera.
Fuente: Andrés Fernández arquitecto, historiador, y cronista de la ciudad de San José

Esfuerzos importantes de restauración:

-Librería Lehmann, frente al bulevar de avenida central.
-Centro de Patrimonio, antiguo Banco Anglo, frente al bulevar de avenida central.
-Iglesia de La Merced
-Catedral Metropolitana
-Colegio de Señoritas
-Liceo de Costa Rica
-Teatro Nacional
-Teatro Melico Salazar
-Iglesia La Soledad (en proceso)
Fuente: Andrés Fernández, arquitecto, historiador, y cronista de la ciudad de San
 

Ver comentarios