Jueves 23 mayo 2019

Jueves 23 mayo 2019

Logo Revista Espacios

Rincones antiguos que ganan adeptos

Publicación: Viernes 21 agosto, 2015


  • Casas históricas resultan de alto atractivo para empresarios que buscan locaciones adecuadas para sus negocios
Carolina Barrantes
[email protected]

Casas antiguas en diferentes sectores josefinos, cuyas paredes y pasillos fueron testigos de muchas historias y ahora irradian calidez y sentimentalismo, son de gran atractivo para los empresarios.

El bar El Steinvorth, en pleno San José; el restaurante Saúl Bistro, en Escazú, y Costa Rica Beer Factory Inc., en barrio Escalante, son ejemplos de los negocios que han ido emergiendo en ese tipo de espacios en los últimos años.

El éxito de estos lugares se debe a que se trata de inmuebles antiguos, que tienen una ubicación estratégica, por lo que son de acceso muy fácil para el público.

Además, su estructura interna, al estar bien conservada, regala a los presentes un ambiente grato, cálido e incluso de respeto por ser patrimonio, por lo que pueden vivir una experiencia agradable en medio de mucha historia.

“Normalmente, cuando son intervenidos estos inmuebles, el tipo de negocios que se consolidan buscan espacios que ofrezcan una nueva experiencia al usuario, el poder habitar un edificio que estuvo abandonado o que fue un hito para la ciudad en algún momento es un valor agregado muy importante”, comentó Julián Mora, dueño del bar El Steinvorth.

Un criterio similar tiene Jaime Zuluaga, uno de los dueños de Costa Rica Beer Factory Inc., quien afirma que “la gente tiene una tendencia de ‘reciclaje’, junto con el patriotismo tico, prefieren algo construido y arraigado en Costa Rica a algo elaborado con tendencias extranjeras solamente por ser modernos. Además, a la hora que los clientes entran al establecimiento, uno tiene una gran historia que contar, un pasado que una casa nueva no da y un sentimiento cálido propio de la infraestructura”.

Estos inmuebles antiguos también son sinónimo de facilidades y retos para los empresarios, cuando inician sus negocios.
Entre los puntos positivos está el que al tratarse de espacios con su construcción finalizada y con historia, dan distinción al negocio, imagen y cuentan con planos y permisos.

Sin embargo, a la vez demandan que los propietarios tengan que invertir más recursos cuando deben remodelarlas y solicitar permisos especiales, cuando se trata de inmuebles declarados patrimonio cultural.

Bar El Steinvorth
El edificio Steinvorth alberga una galería, una sala de baile y el bar, este último se mantiene como una propuesta alternativa al común denominador. Es muy agradable, accesible e inclusivo a todo público.

El inmueble enfrentó un proceso de restauración durante casi dos años, en los que participaron el Centro de Patrimonio del Ministerio de Cultura, dueños del edificio y algunos arrendatarios.
Aún está en proceso una tercera etapa de reestructuración interna y es emblemático por su historia, su arquitectura, su intervención y los negocios que conviven en él.

El inmueble fue uno de los principales almacenes comerciales a principios de siglo XX. Un lucernario metálico importado de Bélgica sirve de vestíbulo a los locales internos del edificio, mientras que su fachada incluye ornamentos originales tallados en piedra, dijo Julián Mora, dueño del bar El Steinvorth.

Costa Rica Beer Factory Inc.
Los propietarios del Costa Rica Beer Factory Inc. pensaron en hacer un restaurante que asemejara una bodega alemana cervecera vieja (Vintage) desde un principio. Cuando encontraron la casa, fue perfecta tanto por fuera como por dentro.

En el inmueble, todo el mobiliario es de un 70% material reciclado: chapas, tarimas, puertas, etc.

“Lo que más nos gusta es que cuando entra se ve algo pequeña, cuando avanza se ve que la casa es grandísima, con patio interno y todo; además, la infraestructura de madera la hace muy cálida y, al ser patrimonio, le da un valor agregado. Visualmente, por la parte exterior, se ha convertido en un icono para la gente, ya que está muy asociado CRBF con la casa Grande Antigua”, comentó Jaime Zuluaga, uno de los dueños del Costa Rica Beer Factory Inc.

Restaurante Saúl Bistro
La característica del restaurante Saúl Bistro que más agrada a los clientes es que tiene espacios únicos, con una propuesta gastronómica con sabor casero, hecho con los mejores ingredientes disponibles.

“La historia en la humanidad siempre determina mucho a las personas. Y nosotros creemos que las buenas historias pueden impactar positivamente, inspirar a descubrir y explorar. Esto último es Saúl y es lo que caracteriza cada proyecto”, afirmó Gustavo Guzmán, gerente de Expansión de Saúl E. Méndez.

El restaurante se ubica en una casa antigua en Escazú, en el centro comercial Casa 7 Bancas, en donde se fusiona el pasado y elementos presentes de la localidad.

Para Guzmán, la apertura de negocios en inmuebles antiguos se debe a que la gente verdaderamente se siente invitada y como en casa, cuando se les presentan propuestas distintas, con diseño y detalles muy bien pensados sobre espacios abiertos e incluyentes para todos.

“Lo más difícil es descubrir estos espacios y visualizar el potencial en donde nadie más ve valor. Una vez localizado y potencializado a lo que nosotros visualizamos, el verdadero reto es que la gente conozca estos oasis inesperados”, agregó el gerente.

 

 

 

 

Notas Anteriores