Jueves 19 julio 2018

Jueves 19 julio 2018

Logo Revista Espacios

Reduzca la huella de carbono de su hogar

Autor: Suly Sánchez | Publicación: Jueves 25 enero, 2018


Cambios sencillos podrían hacer que su casa sea más ecológica


La urbanización e intensificación de la actividad humana ha traído grandes consecuencias al planeta, una de ellas es el cambio climático. No obstante pequeños detalles podrían hacer la diferencia en su hogar y lograr que su casa tenga una administración energética eficiente.

En 2016, el 50% de la población que vive en las ciudades consumió un 70% de la energía, de acuerdo con datos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés).

Tal vez el costo inicial de un hogar sostenible es mayor, pero, incluir la variable ambiental en el desarrollo de proyectos evita gastos por reparaciones, daños por productos de mala calidad, reemplazos de equipos, gastos de operación, proyectos remediales para daños ambientales y recuperación de suelos, cursos de agua, calidad del aire y otros, según Tanara Jiménez, salubrista ambiental.
Por otra parte, si bien es cierto que la implementación de energías limpias, eficiencia energética, sistemas de reutilización o ahorro agua, requieren un gasto inicial importante, también es verdad que se mitiga la inversión con el ahorro de la factura por concepto de servicios de electricidad y agua.
“Un ejemplo sencillo es la sustitución de bombillos convencionales por los led, estos pueden costar alrededor de 25 veces más que uno regular, pero consumen 4 W mientras que el convencional hasta 110 W y su vida útil es hasta 30 veces mayor, por lo que es fácil detectar la relación costo-beneficio”, añadió Jiménez.


¿Cómo lograrlo?

1. Utilice solo lo que necesita

La primera regla para ahorrar energía es sencilla; sin embargo, a veces se mantienen las luces encendidas. En Costa Rica, alrededor de un 87% de todos los abonados al Sistema Eléctrico Nacional corresponde al sector residencial, según estadísticas de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (ARESEP).

Una opción para evitar un desperdicio de energía son los sensores de movimiento. Estos permiten que las luces se enciendan únicamente cuando detectan a alguien.

Dichos sensores pueden llegar a generar un ahorro de energía que va del 5% al 10%, lo cual además de reducir el costo de la factura, disminuye el impacto ambiental.

2. Revise sus aparatos y red eléctrica

Asegúrese siempre de que todos sus aparatos estén en óptimas condiciones, lo mismo el cableado y la red eléctrica a la que están conectados. Si sus equipos o instalaciones tienen más de 15 años, es mejor que verifique su estado.

Adicionalmente, revise sus instalaciones eléctricas cada cinco años de la mano de un profesional capacitado y, si va a renovar o comprar algún aparato, asegúrese de que cuente con certificaciones de ahorro energético.

3. Adiós al consumo vampiro

Es muy cómodo tener conectados todos los dispositivos electrónicos o electrodomésticos para que cuando queramos usarlos estén ahí. Sin embargo, aunque no estén funcionando, el hecho de que estén conectados hace que sigan gastando una cantidad pequeña de energía. Por ejemplo, un microondas llega a gastar 3,8 watts por hora, o hasta 25 si se deja su puerta abierta.

Para evitar este consumo desconecte los aparatos que no utilice, o bien, conéctelos a una regleta multicontactos y manténgala apagada.


4. Iluminación led

Si aún utiliza bombillos tradicionales, no dude en cambiarlos. Las luces led son una gran opción, ya que reducen el consumo energético hasta un 70%, pueden durar hasta 25 veces más que las normales y evitan la emisión de 10 kilos de CO2 en 12 meses, lo que hará que su casa tenga un consumo energético eficiente y seguro, contribuyendo con el planeta.


Fuente: Schneider Electric, especialista en automatización y gestión de la energía

Notas Anteriores