Martes 25 junio 2019

Martes 25 junio 2019

Logo Revista Espacios

Lo céntrico está de moda

Publicación: Jueves 28 mayo, 2015


Reducir el tiempo que requiere el traslado del hogar al trabajo, y la cercanía respecto al comercio y servicios hace de las cabeceras de provincia y distritos céntricos un lugar atractivo para vivir, situación que ayuda a los proyectos de reurbanización.

Además, aspectos climáticos, el costo de la tierra y un mejor acceso a servicios básicos refuerzan el interés de los clientes por comprar en un proyecto céntrico.

La mejor prueba es que fue en los cantones de José, Alajuela, Escazú, Santa Ana y Heredia donde se tramitó la mayor cantidad de metros cuadrados para la construcción en febrero.

Del lado oeste, el perfil de desarrollo es bastante variado.

En Escazú y Santa Ana, por ejemplo, se está construyendo de todo, siendo los proyectos de uso mixto los más populares. De esta forma, los desarrollos combinan la residencia combinados con comercio, oficinas y otros servicios los que derivan en mayor éxito.

En el caso de Alajuela, El Coyol y Barreal de Heredia, el desarrollo industrial y de oficinas es alto, factor que da atractivo a los proyectos de vivienda, por la cercanía que da a quienes trabajan en esos lugares.

Mientras tanto, en el este del Área Metropolitana, las obras son en su mayoría de corte residencial y comercial. Los complejos de uso mixto asoman, aunque aún de manera tímida.

“La zona es favorecida por aspectos como el clima más fresco, menor contaminación del agua y aire, mayor altura y laderas de montaña que proporcionan inigualables vistas panorámicas, atrayendo a sectores de estrato alto en términos de vivienda”, dijo Ramón Pendones, vicepresidente de OPB Arquitectos.

San José toma un segundo aire
Las torres que combinan el uso residencial con el comercial están refrescando la vida urbana en Paseo Colón y La Sabana, principalmente.

Además, un cambio en el plan regulador liberó la restricción a construir en altura, aspecto legal que favorece el desarrollo vertical. En el caso de San José, ya existe la infraestructura en servicios, por lo que las nuevas residencias se pueden favorecer de ello.

“Se ve una buena tendencia hacia construir en terrenos que han ido quedando ensartados dentro de la mancha urbana o en reconstruir demoliendo algunas construcciones anteriores y regenerando, renovando áreas urbanas”, comentó Guillermo Carazo, presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción.

Esta respuesta, añade Carazo, surge ante la incapacidad del Estado de generar soluciones viales y mejorar el transporte público. Por ello, se ha creado una necesidad de estar ateniendo núcleos autosuficientes.

Sin embargo, el repoblamiento y la densificación residencial de algunos cantones generan beneficios y retos a la vez.

Entre lo positivo están la inclusión social y humanización de las urbes, y uno de los retos es que hay que hacer cambios culturales y educacionales, para que los pobladores encuentren atractivo vivir en ciudades compactas, mixtas y complejas.

                                                                

Carolina Barrantes

[email protected]

Notas Anteriores