Jueves 26 abril 2018

Jueves 26 abril 2018

Logo Revista Espacios

Los jardines verticales son una buena alternativa para los ambientes laborales

Las paredes de plantas son una clara respuesta a la optimización del espacio, muy propio de las nuevas ciudades donde impera la tendencia vertical en todo lo referente a la construcción, de tal manera que el hecho de que no se disponga de metros horizontales para una terraza no es excusa para privarse de disfrutar de un buen jardín.

Los beneficios de tener jardines verticales en los centros de trabajo son múltiples, pero los más destacables son que las plantas en interiores pueden mejorar la productividad de los trabajadores y reducir el estrés en un entorno sin ventanas según un estudio de la Universidad de Washington, el cual concluyó que estas reducen la percepción de estrés y disminuyen las incapacidades.

“Es muy simple, si usted ve plantas saludables se siente saludable”, destacó Shirley Herrera, paisajista.

Los jardines verticales o paredes verdes son muros con plantas de forma que puedan crecer en diferentes medios de cultivos. Para ello el sustrato debe ser liviano, con un tipo de suelo natural o con fibras sintéticas resistentes y de poco peso. Estos jardines pueden instalarse en cualquier superficie, sea en interior o exterior, pero deben elegirse correctamente las plantas.

Para construir estos jardines verticales se utilizan paneles modulares de varios tamaños en aluminio o acero inoxidable. Esta variedad de piezas permiten ejecutar formas complejas, el sistema de plantación es sencillo, el sustrato se compacta en las celdas de los paneles y las especies vegetales se plantan mientras el panel permanece en posición horizontal.

El sistema de riego por goteo se sitúa entre los paneles, el agua drena a través de toda la fachada y se recoge en la parte inferior.

“Existen muchos sistemas con mayor o menor durabilidad, se recomiendan los impermeabilizantes de poliuretano”, comentó Heiner Muñoz, gerente general de Promatco

Beneficios para la salud:

  • 1 m2 de cobertura vegetal genera el oxígeno requerido por una persona en todo el año.
  • 1 m2 de cobertura vegetal atrapa 130 gramos de polvo por año.
  • Un edificio de cuatro pisos  con una fachada portadora de este sistema filtra al año 40 toneladas de gases nocivos.
  • Un edificio de cuatro pisos con una fachada portadora de este sistema es capaz de atrapar y procesar 15 kg de metales pesados.
  • Mejora el rendimiento y reduce malestares de las personas que tienen vegetación en su lugar de trabajo.
  • El aislante vegetal reduce hasta diez decibelios la contaminación sonora.

 

Beneficios para el edificio

  • Reducen el efecto de isla de calor de las grandes ciudades. 
  • Habilitan espacios urbanos no usados.
  • Revalorización del edificio, mediante una mejora estética.
  • Integración arquitectónica y mejora paisajística del edificio.
  • Camuflaje y mejora de paredes o muros dañados, rotos o simplemente con terminaciones poco estéticas.
  • Creación de separación de áreas con vegetación.
  • Bloqueo de las vista entre dos casas.
  • Muralla verde antivandálica y antigrafitis, ya que produce un efecto disuasorio
  • Gran adaptabilidad: En interiores, exteriores, con cualquier forma, cualquier terminación. 

Notas Anteriores