Miércoles 20 febrero 2019

Miércoles 20 febrero 2019

Logo Revista Espacios

Construcciones más frescas y oxigenadas

Autor: Suly Sánchez | Publicación: Viernes 03 marzo, 2017


¿Cómo funciona la ventilación cruzada?
 

La ventilación cruzada se obtiene cuando el aire frío del exterior entra en un edificio y fuerza al aire caliente a salir por medio de una abertura, ventana o puerta. Por otra parte, esta técnica permite muy buena oxigenación y un ambiente más fresco.

Si bien el mecanismo de ventilación cruzada no es nuevo, se ha retomado en la actualidad como una sana respuesta a las tendencias ambientalistas y de sostenibilidad de la época. Por lo general se emplea un diseño que coloca una línea de ventanas de un lado y otras de otro .

Además estudios del Massachusetts Institute of Technology revelan que la ventilación natural, permite refrigerar y renovar el aire interior de los edificios, sin realizar ningún consumo energético y que gracias a este tipo de soluciones se pueden conseguir ahorros de entre el 10% y el 30% por concepto de electricidad.

“Es necesario tener en cuenta que la ventilación cruzada puede no ser tan efectiva en determinadas zonas geográficas que se caracterizan por contar con mucha humedad, no obstante, para el Calle Central resulta muy recomendada”, comentó Sebastián Klus, vicepresidente de Operaciones y LEED AP de OPB Arquitectos.

¿Cómo aplicar y mejorar la ventilación cruzada?

  • Lo primero es identificar de cuál dirección sopla el viento en diferentes momentos durante el día y el año. Se deben colocar las ventanas en lugares estratégicos que vayan a crear corrientes positivas para que circule el aire a través de la casa.
  • Es recomendable incrementar el flujo de aire mediante la alineación de las puertas y ventanas de opuestos entre sí.
  • Es común que el aire caliente se ubique en las capas superiores, de tal manera que conviene abrir espacios en la cubierta, ayudando a que se produzca una corriente de aire desde las plantas inferiores a las plantas superiores para que el aire caliente sea expulsado.
  • Se recomienda colocar obstáculos salientes en la fachada para crear zonas de distinta presión y ayudar a inducir el movimiento del aire. El objetivo es siempre crear zonas de presiones diferentes que provoquen el movimiento del aire.
  • Cuando se colocan dos huecos enfrentados en fachadas opuestas se crea una corriente de aire directa, esto ayudará a aumentar la velocidad del aire, pero por el contrario, provocará que existan zonas en el interior de los edificios sin renovación de aire. Por lo tanto, lo más aconsejable es recircular el aire en el interior mediante el diseño de obstáculos, de tal forma que recorra la mayor parte de estancias posibles.
  • Crear orificios de tamaños diversos para así modificar la velocidad del aire, pues este es un factor que incide directamente sobre la sensación de sobrecalentamiento y la temperatura efectiva en el interior de cada edificio.


Fuente: Sebastián Klus, vicepresidente de Operaciones y LEED AP de OPB Arquitectos
 

Notas Anteriores


Edificios con nuevo rostro

Martes 28 febrero, 2017
Un rostro más atrevido, esa es la tendencia que ha invadido tanto edificaciones como residenciales en fachadas. Hoy es común enc...

Remodelación inteligente

Martes 28 febrero, 2017
El verano es un buen momento para remodelar su vivienda; sin embargo, para que esta inversión dé resultado, tanto a corto como a l...