Lunes 14 octubre 2019

Lunes 14 octubre 2019

Logo Revista Espacios

Comprar casa sin quedarse sin dinero

Publicación: Martes 18 junio, 2013


Solicitar una hipoteca no significa "amarrarte" a una deuda a largo plazo que limite tu estilo de vida, estudios, viajes, adquirir un auto u otros planes. Si eliges el crédito correcto, podrás seguir cumpliendo tus proyectos.

Sigue estas 10 reglas básicas para adquirir una casa propia, sin quedarse sin dinero:

1. Antes de elegir, compara al menos tres hipotecas de distintas instituciones. Recuerda, no hay créditos buenos o malos, sino los correctos para tu perfil.

2. El porcentaje idóneo que debes destinar a tu crédito hipotecario es el 20% sobre el ingreso neto mensual y el tolerable es 30%. Te recomendamos no pasar del 25%, pues así tendrás dinero disponible para algún imprevisto.

3. Destina el mayor monto posible al enganche. Entre más dinero proporciones en este rubro, el crédito será menor, por lo que la mensualidad bajará y en la totalidad de la vida del crédito pagarás menos intereses.

4. El crédito más barato no es el que ofrece la tasa de interés menor, sino el que en todos sus aspectos te conviene como, el monto que te van a financiar, la moneda y el plazo.

5. Elige un crédito en colones, esto te da certidumbre en el monto a pagar durante toda la vida del crédito.

6. Las hipotecas en las que amortizas más capital en cada pago suelen resultar las más baratas al final de la vida del crédito. Solicita la tabla de amortización y compara entre créditos qué porcentaje de tus pagos mensuales realmente será para pagar la deuda.

Opta por aquellas hipotecas con mejor amortización, ya que te permitirán en un mediano plazo vender esta primera casa, saldar lo que aún debas y con el remanente dar un nuevo enganche para una casa que cubra mejor tus nuevas necesidades de vida.

7. Contrata un crédito con tasa fija, esto te da certeza de cuánto vas a pagar durante toda la vida del crédito y te permitirá tener tus finanzas estables. Considera que la tasa fija no significa que todos tus pagos mensuales son iguales, puede haber variación, sin embargo, desde que firmes el contrato sabrás cuánto te corresponde pagar cada mes.

8. Considera en tu presupuesto familiar lo correspondiente a por lo menos un pago extra anual de tu hipoteca. La recomendación es hacer los pagos durante los primeros cinco o hasta ocho años de la hipoteca, cuando se pagan más intereses y se aporta menos a capital. De esta forma, todo lo que adelantes se irá directo a tu deuda y se reducirá el plazo así como el pago de intereses.

9. El plazo puede encarecer notablemente tu crédito pues representa las veces de más o de menos que deberás pagar la tasa de interés, las comisiones de administración, los seguros y todos los gastos derivados de tu hipoteca.

Selecciona un plazo cómodo para ti pero que cueste menos. La recomendación es una hipoteca a 15 años, es un plazo cómodo para pagar tu casa y los intereses son hasta $500,000 menores que en hipotecas a 20 años.

10. Opta por aquellos créditos con planes de recompensa por pago puntual como reducción en la tasa de interés o mensualidades gratis.

Tomado de metroscubicos.com

Notas Anteriores


¿Cuándo se debería rentar?

Lunes 17 junio, 2013
Cada vez hay más solteros que buscan la independencia; por lo que una buena idea es dar este paso a través de una renta.

¿Porqué comprar una casa?

Viernes 14 junio, 2013
Tener una vivienda propia es el sueño de la mayoría de las personas, sin embargo, no le va bien a todos los estilos de vida.