Sábado 23 marzo 2019

Sábado 23 marzo 2019

Logo Revista Espacios

Aliste su vivienda para época lluviosa

Publicación: Lunes 27 abril, 2015


Una de las partes más importantes de una casa es la fachada y el techo.

Decorarla y mantenerla impecable el mayor tiempo posible es el sueño de cualquiera, pero sol, lluvia, granizo, ceniza y otras variables ambientales a las que están expuestas las viviendas provocan que las paredes se ensucien o se desgasten y que los techos se dañen.

Por eso, para revertir el deterioro antes de la época lluviosa, es necesario aprovechar los últimos días del verano para empezar a hacer arreglos necesarios, como pintar la fachada e Impermeabilizar el techo de la casa.

1. Preparar la pared
Antes de tomar la brocha, es necesario limpiar la pared y prepararla. Esto implica eliminar toda suciedad que impida que la pintura se fije a la superficie.

Si las paredes son de ladrillo, hay que revisar el estado de sus pegues. Si son de madera, será necesario frotarlas con lana de acero y pasarles selladora y, si son de metal, cepillarlas y ponerles capas de imprimación.

Si al tocar la pared quedan restos de polvo blanco en sus manos, se requiere tratar la superficie con algún producto de fijación.

2. Seleccionar el rodillo
En vez de una brocha, es mejor optar por un rodillo de lana para pintar las paredes externas. Si son porosas, será mejor utilizar un rodillo de abundante pelo.

3. Escoger la pintura y el impermeabilizante
Dado que es una fachada a la intemperie, conviene que la pintura que se utilizará para cubrirla sea resistente a la radiación solar. Se puede utilizar pintura con textura para lograr un acabado de mayor elegancia y modernidad en la fachada.

Además, Oswaldo Arroyo, especialista de Comex aconseja aplicar impermeabilizante para evitar la humedad.

“Los impermeabilizantes funcionan formado una barrera que impide el paso del agua a nuestras superficie, logrando así aislar la humedad del medio ambiente, explicó.

4. Elegir el día
Las condiciones climáticas serán un factor clave en los resultados. Por eso, se debe tomar en consideración la temperatura, la humedad ambiental y el viento a la hora de escoger cuándo pintar.

No se debe pintar bajo la incidencia directa de los rayos solares porque las elevadas temperaturas perjudican la adherencia del material. Por otro lado, mucho frío al momento de pintar hará que la película seque demasiado lento, prolongando la labor más de lo necesario.

Ambos extremos de temperatura pueden afectar algunas características de la pintura. Por eso, se recomienda pintar temprano en la mañana o al atardecer.

En cuanto a la humedad, el especialista de Comex explica que este factor ambiental produce una condensación sobre la superficie, humedeciéndola, lo que dificulta la adherencia del material aplicado.

Por su parte, el viento dificulta la labor porque hace que partículas de polvo e impurezas ensucien la superficie y le den un acabado áspero indeseado a la pared.

5. Pintar y hacer otros arreglos
Es necesario hacer las pasadas de pintura que sean necesarias para cubrir completamente la superficie pero es necesario esperar a que la pintura seque completamente entre mano y mano.

Además, se deben realizar otros arreglos o reparaciones con el objetivo de que su vivienda no se vea afectada por los aguaceros de la época lluviosa.

Reforzar los techos para que no haya goteras y revisar que, en los techos de tejas, esté todas bien encajadas --y reemplazar las que así lo requieran--- son tareas necesarias en este sentido.

También se debe revisar el sistema de drenaje y limpiar canoas tapadas y otros canales por donde desciende el agua de lluvia desde los techos. Además, hay que reforzar con sellantes las partes de la casa por donde puede entrar el agua, como las esquinas de las puertas y ventanas.

Especialistas en la materia recomiendan que la preparación se realice con tiempo, antes de la entrada vigorosa de la época de lluvia, para garantizar que los arreglos sean efectivos.

“Todas las acciones preventivas factibles de realizar son necesarias para que las áreas más expuestas a la lluvia, el granizo, el viento o el frío estén protegidas. Solo así pueden evitarse deterioros y reparaciones no contempladas en el bolsillo”, dijo Arroyo.

Fuente: Comex

Notas Anteriores