Miércoles 20 noviembre 2019

Miércoles 20 noviembre 2019

Logo Revista Espacios

¡Menos es más!

Autor: Suly Sánchez | Publicación: Miércoles 01 marzo, 2017


Apúntese a la tendencia de decoración minimalista


La decoración minimalista es una tendencia que tuvo su máxima expresión en el Nueva York de los años 60, no obstante su origen es europeo pues nace con el trabajo del arquitecto alemán Bauhaus Mies van der Rohe. Se trata de una propuesta en la que los espacios amplios, los tonos suaves y las formas sencillas tienen predominancia logrando un estilo elegante y confortable.

Se trata también de una tendencia en la que predomina un gran sentido del orden y con la cual no pueden mezclarse la acumulación de objetos innecesarios que perturben su visión.

El empleo de colores puros, formas geométricas simples elaboradas con precisión y superficies lisas son muy utilizadas en esta decoración, tal como lo comentó Marcela Soto, decoradora de interiores. Son muy importantes las líneas rectas, la ausencia de ornamentos y estampados, los muebles sencillos y funcionales, la disposición ordenada y los acabados finos.

También aplica por lo general una monocromía total en techos, suelos y paredes, el contraste lo aportan los detalles ornamentales y los muebles.

Características y reglas en la decoración minimalista

  •  El orden y la serenidad son la dominante de estos espacios, prescindiendo de toda estridencia y ornamentación, a favor de la sobriedad. Cada estancia se construye con el mínimo de elementos posible
  • Se prioriza el conjunto sobre las partes que lo forman, el espacio debe dominar, no puede estar opacado por los elementos decorativos
  • Las telas prescinden totalmente de los estampados, se emplean los colores puros, con lo cual se crea una sensación de modernidad
  • Incorpora el uso de materiales como el cemento pulido, el vidrio, los alambres de acero
  • El mobiliario es bajo de formas puras. Se utilizan los mismos tonos en los cerramientos
  • Los elementos de la decoración deben combinar y conformar una unidad, lo que proviene del precepto “todo es parte de todo”
  • La preferencia en espacios se orienta hacia los sitios amplios, libres y altos, exentos de elementos ociosos. También se evitan la repetición y las redundancias visuales
  • Para crear contrastes se utilizan detalles ornamentales. Pueden darse toques de color mediante una alfombra, un cojín, u otro objeto ornamental único
  • El blanco y los colores crudos son los más empleados. También se puede incorporar el negro con toques de color para los accesorios


Fuente: Marcela Soto, decoradora de interiores y Esny Martin, decoradora de interiores

Notas Anteriores