Sábado 15 junio 2019

Sábado 15 junio 2019

Logo Revista Espacios

¡Casas frescas durante el verano!

Autor: Suly Sánchez | Publicación: Lunes 27 marzo, 2017


Tenga presente un buen aislante térmico al construir

Con la llegada del verano, sin importar dónde se ubique su casa u oficina, es común sentir que ni las ventanas ni las puertas abiertas o el ventilador son suficientes para lograr confort térmico, siendo así el aire acondicionado el mejor amigo de todos.

No obstante, ese calor que sofoca puede solucionarse de una manera más económica y amigable, mediante un aislante térmico.
El techo suele ser el punto más débil de la casa, pues debido a la radiación es por donde primero ingresa el calor. Este tipo de productos lo rechazan, no lo absorben, sino que lo reflejan y lo devuelven hacia el techo.

“Cuando se corta el calor desde la raíz se obtienen cielorrasos más frescos, habitaciones más cómodas, gente que duerme bien, más productiva en su trabajo. Por eso es importante que antes de colocar cualquier sistema de aire acondicionado se opte por un aislamiento térmico, así se reducirán costos en la factura eléctrica”, comentó Pablo Sobrado, gerente de Ingeniería de Productos de Prodex.

El 80% de estas aplicaciones es para techos, no obstante existen varios productos para sistemas livianos en construcción, pues también conviene aislarlos según Sobrado.

Por otro lado, una casa con un buen aislamiento térmico requiere menor esfuerzo de mantenimiento, soportando mejor el paso de los años, ya que junto con una buena ventilación consigue reducir los posibles daños por humedad.

Además, ahora es posible aislar con un acabado muy estético pues mediante un toque natural con una apariencia de madera es posible decorar sus proyectos y aislarlos con un solo producto.

Se trata de la línea Rustic, que cuenta con la tecnología reflectiva y una apariencia de madera en dos tonalidades, madera clara u oscura, este sistema ahorra la colocación del cielorraso.

Ventajas de los sistemas de aislamiento térmico

1. Conseguir una edificación más eficiente energéticamente, reduciendo considerablemente el consumo energético. Lo que se traduce en un uso más responsable de los recursos energéticos, contribuyendo en la conservación del medio ambiente.
2. Ahorro anual en las facturas relacionadas con el consumo energético. Mediante el uso de estos sistemas se reducen las fugas térmicas en el interior del edificio, tanto de calor en invierno como de frío en verano.
3. Aumenta el confort dentro del inmueble, contribuyendo a la mejora de la calidad de vida de las personas que lo habitan. Se alcanzan temperaturas adecuadas y agradables en las viviendas u oficinas, que contribuyen a mejorar el bienestar.
4. Beneficia su salud, se evita la condensación en el interior de la edificación, evadiendo la formación de hongos tan perjudiciales para la salud del ser humano.
5. Se reducen notablemente las emisiones de dióxido de carbono y otros gases con efecto invernadero que se desprenden del uso y consumo energético.
6. Suponen un valor añadido que puede ser muy beneficioso a la hora de vender o alquilar su vivienda.
 

Notas Anteriores